Las bicicletas de montaña son las que más se venden en México. Su robustez en el cuadro y amplio rango de velocidades le brinda seguridad y comodidad a los usuarios, incluso al usarlas por la calle.

Por www.viansi.com

Fabricantes de bicicletas urbanas recomiendan una rodada más grande que las 26 pulgadas de las bicis de montaña, pues te dan mejor inercia en distancias largas (por ejemplo en una avenida). Sin embargo, si tienes una bici de montaña y la quieres hacer tu vehículo de diario, un cambio de llantas podría ser bastante útil.

PARA MONTAÑA
Las llantas de una bici de montaña tienen dos objetivos: tracción y dirección. La tracción la brinda la llanta de atrás y tiene una huella específica para lograr ese cometido, la dirección la permite la llanta delantera y también lleva una huella en especial. Cada marca tiene propuestas diferentes y muy sofisticadas. Sin embargo, cuando estas huellas salen de su terreno natural, que es la terracería, su funcionamiento se vuelve pesado y lento.

Para Ciudad
Las huellas producen resistencia al rodar sobre una superficie lisa, y todo lo que te benefician en la montaña, te lo cobrará en la ciudad. Existen cubiertas totalmente lisas también llamadas Slick, o con huellas muy ligeras (semi-slick) que son muy recomendables para piso húmedo o mojado en ciudad. Con esta ligera modificación, tu bici de montaña será más eficaz en la calle, avanzarás más y emplearás menos energía en cada pedalazo. Ahora sólo hace falta que le montes una salpicadera (hay unas Topeak inflables que se enrollan y caben en tu bolsa de herramientas), unas buenas lámparas de LED y disfrutar.

Cannondale Trail SL
Si aún no tienes una bici propia y quieres un modelo que te funcione tanto en la ciudad como en la montaña, te recomendamos algún modelo rígido (con sólo suspensión delantera) y ligero. Una de las bicis más vendida que cumple estas especificaciones es la Cannondale Trail SL, la marca con más años desarrollando aluminios ultraligeros.

Pin It on Pinterest

Share This