Como las condiciones del camino con agua son distintas, tu conducción debe cambiar.
De entrada debes rodar más lento. Tanto al pedalear como al frenar, debes ser más sutil para que no pierdas tracción ni control en ningún momento.
 
 
Por Cycle City /Fotos Aarón Borrás
 
 
Screen Shot 2015-03-28 at 9.26.04 PM
 
 
TRACCIÓN
Para tener un poco más de superficie de contacto, recomendamos bajar un poco la presión de las llantas. Unas buenas llantas para lluvia con un compuesto más suave y con canales en la superficie de contacto para desalojar el agua entre el pavimento y la rueda.
 
 
Screen Shot 2015-03-28 at 9.33.30 PM
 
 
FRENADO
Con superficie mojada te recomendamos frenar unos metros antes, debido a que es muy sencillo que los frenos bloqueen las llantas y derrapes. En lluvia las zapatas necesitan una vuelta completa del rin para limpiarlo y comenzar a frenar correctamente.
Al frenar con ambas palancas la carga de frenado es mayor en la rueda delantera (73/27%), por lo que debes ser más cuidadoso de lo normal para que no perder el control.
 
 
CUANDO TOMAS UNA CURVA
En esta parte debes poner mucha atención ya que aquí se usa todo lo mencionado anteriormente, pues requiere de frenar con anticipación, tener buena tracción y pasar sobre la mejor superficie disponible. La mejor manera de mantener control sobre la bici al curvear es no pedalear para que el radio de la curva sea lo más suave posible, además de tomar la curva lo más abierto posible. Así el esfuerzo de la bici recae directamente sobre la misma superficie de la rueda y transmitimos la menor cantidad de vibración a las llantas.
 
 
CÓMO TE VEN LOS AUTOS
 
 
Screen Shot 2015-03-28 at 9.27.14 PM
 
 
Las gotas sobre las ventanas se convierten en pequeños destellos que reflejan y descomponen toda luz. De día o de noche en lluvia, desde dentro no nos vemos tan bien como creemos; para ellos sólo somos otra cosa que se mueve debido a la cantidad de destellos que se perciben a través del parabrisas. Por ello un buen juego de luces sellados y ropa con aplicaciones reflejantes son la opción.
 
 
De día
Si prendes tus luces tienes más oportunidad de ser visto. Aunque hay muchos destellos, el modo estático es suficiente; sin embargo, si la lluvia es intensa usa el modo estrobo.
 
 
De noche
En lluvia y de noche es importantísimo usar ambas luces y, de ser posible, usar una extra en la parte trasera. Pon mucha atención en el camino y pedalea un poco más tranquilo. Ten en cuenta que usarás más tus luces, por lo que te recomendamos conseguirte una buenas luces recargables.

Pin It on Pinterest

Share This