Apto-Ramp

La fibra de carbono cada vez es más común en las bicicletas. En México existen empresas que producen desde rines hasta cuadros, sin embargo esta industria enfrenta fuertes barreras para su comercialización, comenzando con un fuerte malinchismo en el mercado nacional.

Por Ramón Arizmendi Casas y Óscar Martínez Corona

Desde pequeños productores hasta grandes empresas cojean del mismo pie; y es que el mercado mexicano ya consume productos hechos de fibra de carbono para sus bicis, sin embargo prefieren productos de marcas extranjeras antes que las nacionales. Las razones son distintas pero apuntan a un mismo lugar: no confían en un producto que tenga la bandera tricolor.

Hacer productos en este material no es algo fácil y mucho menos barato. Se requiere de interminables horas de desarrollo y pruebas para lograr la mayor resistencia y ligereza ideales para la práctica del ciclismo. Algunos de estos productos ya cuentan con certificaciones internacionales, tales como la aprobación del máximo órgano regulador del ciclismo mundial UCI, quien avala la seguridad, resistencia y rendimiento de estos productos para su uso en competencia cumpliendo con las normas.

Platicamos con algunos empresarios mexicanos dedicados a la fibra de carbono para conocer más profundamente este tema y esto fue lo que nos comentaron. 

ASIEL BIKES

La empresa poblana produce cuadros para MTB y Ruta, manubrios, postes de sillín, potencias y rines en fibra de carbono, está dirigida a ciclistas que requieren una bicicleta con prestaciones de competencia de gamas superiores, a un precio accesible.

La idea de hacer productos de carbono surgió cuando Johanan Espinosa, fundador de la empresa, quien compitió a nivel semi profesional hace algunos años, y tras identificar la necesidad de productos innovadores y sobre todo marcas que apoyen al ciclismo nacional, decidió emprender junto con su pareja Asiel Bikes. Al principio el desarrollo de los productos se hizo en Los Ángeles, California, actualmente se realizan ingeniería y geometrías en Taiwán, bajo las especificaciones de ingenieros mexicanos. La segunda parte del proceso, el ensamble, personalización y distribución, se realizan en México, creando fuentes de trabajo directas en la industria. Actualmente Asiel cuenta con 19 personas en su staff para satisfacer la demanda de productos en países como EUA, Colombia y Costa Rica. Dentro de las virtudes de la marca se encuentra la personalización “de fábrica” sin costo de sus productos, en la que se pueden elegir colores y diseños que dan como resultado un producto único, que aparte de ser productos hechos con capital mexicano, cuentan con garantía de por vida contra defectos de fabricación.

Asiel Bikes cuenta con las certificaciones ISO, EN, CEN y UCI.

EHE CARBON CYCLING

Esta marca mexicana está basada en Michigan, Estados Unidos, su director comenta que la idea surgió cuando en búsqueda de unas ruedas full carbon se dio cuenta que las existentes en el mercado eran caras y con diseños poco atractivos. Es así como se dio a la tarea de crearlos él mismo. Los productos de EHE Carbon Cycling pasan por diferentes evaluaciones tales como la temperatura máxima de la superficie de frenado y también prueban la resistencia al impacto, que es una de las evaluaciones que pide la UCI para que sus rines puedan usarse en competencias avaladas por ellos.

Su producto va dirigido a cualquier ciclista o triatleta que busque una mejora aerodinámica sobre la bicicleta, que se traduzca en una mayor velocidad, con un diseño atractivo de clase mundial, y a un costo menor que las marcas importadas.

Actualmente tiene presencia en México, Latinoamérica y Estados Unidos

KRBO BIKES

La marca de San Luis Potosí, perteneciente a Grupo Mercurio, desde hace casi una década produce y comercializa bicicletas de carbono. Aunque el camino no ha sido fácil, apenas en el mes de julio presentó sus modelos 2019 de MTB y Ruta para hombres y mujeres. Dadas las características del material, KRBO experimenta con fibra unidireccional y perfiles aerodinámicos que permiten ganar algunas milésimas de segundo en competencia. KRBO es sin duda líder en producción y ventas de bicis de carbono de marca nacional. Aunque la fábrica de los cuadros está en Asia, la ingeniería y el ensamble se hace en San Luis. La apuesta de la marca potosina está en el mercado de alto rendimiento, pues cuenta con modelos que compiten directamente en calidad, diseño y rendimiento, con marcas globales. Siendo una marca caracterizada por la innovación, KRBO desarrolló una bici eléctrica de fibra de carbono para uso urbano desde 2017.

EN CONCLUSIÓN

Tras algunos años de observar el comportamiento y evolución del consumidor y la oferta de las marcas, es claro que la tendencia es que el carbono sea un material muy común en la bicis. Sin embargo, el florecimiento de la industria en el país se ha visto sesgada por prejuicios infundados, condenando a empresas florecientes a pasar un largo periodo e invertir muchos recursos tratando de convencer al mercado mexicano de la calidad de sus productos, aún contando con certificaciones que avalan su rendimiento. Nuestra apuesta es por la industria nacional. Antes de condenar algún producto, queremos probarlo y conocerlo antes de emitir algún juicio. Esperamos pasar el resto del año haciendo pruebas de bicis de carbono de marcas mexicanas y les platicaremos cómo nos va con cada uno.

QUÉ ES LA FIBRA DE CARBONO

Es una fibra sintética compuesta por filamentos de carbono, que en conjunto con resina epoxi y tras un proceso de incremento de presión y de calor, de entre 1100 y 2500º C , solidifica hasta ser más resistente al impacto que el acero, con la gran ventaja de dar cualquier forma.

EN EL CICLISMO

En las bicis la fibra de carbono es, por encima de muchos otros materiales, más resistente y ligera, por lo que ofrece beneficios como un peso contenido, alta resistencia, confort y rigidez, con propiedades mecánicas insuperables.

YA QUE ANDAS POR AQUÍ…

Checa la más reciente edición de Cycle City Digital

Pin It on Pinterest

Share This