El mundo del ciclismo está dominado por hombres. Como muchos otros ámbitos en nuestra sociedad durante mucho tiempo fueron pocas las mujeres que incursionaron en él. Eso está cambiando, hoy son mujeres las que están generando cambios importantes en todos los aspectos del ciclismo en el país, trabajan todos los días para que más personas se suban a una bicicleta para transportarse, para hacer deporte, para generar un cambio social o simplemente para divertirse.

Por Gabriela Ruiz

Me considero afortunada porque mi labor en Cycle City me ha permitido estar en contacto y conocer a mujeres inspiradoras que han cambiado el deporte, las instituciones, los paradigmas sociales e incluso la política pública del país. En esta edición nos acercamos a algunas mujeres que personalmente admiramos y que están cambiado la historia del ciclismo en México, impulsando iniciativas que, en algunos casos, nadie había considerado viables.

GRASSI, CAMBIANDO EL CICLISMO PROFESIONAL EN MÉXICO

Screenshot 2016-04-11 12.26.34

“Soy de las que denuncian, critico y digo las cosas como creo que deben ser; no lo hago por molestar a los demás, trato de dar una crítica constructiva. Yo las cosas las digo como son, es parte de mi naturaleza”.

Alessandra Giussepina Grassi Herrera es ciclista profesional y mamá, inició su carrera a los 15 años. Su padre Giussepe Grassi, campeón del mundo en 1968, fue quien le compró su primera bicicleta de ruta y de ahí en adelante la ha acompañado en su carrera, apoyándola incluso cuando decidió dejar la bicicleta para después regresar convencida de que esa era su pasión y no sólo una herencia familiar.

Gracias a su doble nacionalidad mexicana e italiana, tuvo la oportunidad de competir alrededor de todo el Mundo. En el Giro de Italia en el 2008 tuvo una de sus mejores actuaciones, donde quedó en el Top 10. Hoy dirige al equipo femenil Conade-Visit México y la división de ciclismo de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

Cycle City: ¿Has tenido momentos difíciles en tu carrera?
Giussepina Grassi: Uy muchos, sobre todo aquí (México). Uno de los más fuertes fue cuando no me dejaron participar en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, me excluyeron cuando yo venía de quedar segunda en los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro 2007. Lo más difícil fue lidiar con la federación, porque yo no me quería retirar del ciclismo profesional, sino que te empiezan a quitar todos los apoyos, becas y eso complica todo. Pero lo que yo hice fue transformar ese coraje y desilusión en un proyecto, de ahí nace el equipo Estado de México Faren Kuota.

Siento que no se le dio el valor que debía al equipo de Estado de México, era el primero en su tipo, no solamente en México también en América Latina. Después vinieron los malos manejos del director técnico y me entero que las autoridades lo apoyaban, fue un golpe duro. Siempre intenté hablar con la Federación (Femeci) para detener el problema y decirles que lo que estaba haciendo este señor, sin duda afectaba a las ciclistas mexicanas, y no les importó, fue cuando decidí hacerlo público pasara lo que pasara.

Estaba un poco desilusionada pero con ganas de seguir con el equipo. En ese momento afortunadamente se acercó Siddharta Camil para decirme que me apoyaba y que continuáramos con el proyecto. Él siempre ha sido como mi hermano, pues iniciamos juntos nuestras carreras.

CC: ¿Qué aprendizajes obtuviste de ese pasaje tan sombrío?
Giusse: Que todo proyecto se puede realizar aunque se te cierren todas las puertas, siempre vas a poder a abrir otras. Muchos detractores llegaron después a pedirme disculpas cuando vieron que el equipo sí se formaría. De hecho, nuestro proyecto dio paso a otros equipos de América, como en Argentina. Ahora queremos darle continuidad al proyecto y hacerlo cada vez más sólido.
Estamos como equipo dando una contribución al deporte, es difícil porque la cultura del patrocinio no está muy arraigada en nuestro país, pero este año con Conade, Visit México, la UAEM y los pequeños pero no menos importantes patrocinadores, hemos hecho un gran trabajo y ahora con la entrada de Specialized estamos al nivel más alto de competencia.

CC: ¿Crees que hay discriminación en el deporte internacional y qué podemos hacer para revertirlo?
Giusse: No hay igualdad ni en México ni a nivel internacional. Estamos luchando por lograr esa igualdad, los sueldos no son comparables, los premios en las carreras. Pero estamos empujando para que haya más igualdad y se van logrando cosas, por ejemplo ahora ya hay carreras como La Course, que se corre como parte del Tour de France, que reparte la misma bolsa de premios para hombres y mujeres, también en varias fechas del World Tour pasa lo mismo.

CC: ¿Por qué hay pocas ciclistas profesionales?
Giusse: Lo principal es que no hay promoción a las mujeres y tampoco hay apoyo, eso hace que se desilusionen muy pronto. Siento que el equipo Conade Visit México está dando una esperanza a estas ciclistas para mejorar y es motivación para las más jóvenes.

CC: ¿Qué le dirías a las chicas que están entrenando pero que tal vez no sienten que lo van a lograr o que llegan a decepcionarse muy pronto?
Giusse: Hay que ser muy fuertes mentalmente, a veces te desilusionas y no ves mucho futuro, pero nosotros estamos luchando porque sí haya futuro y tengan por lo menos un equipo como el Conade-Visit México donde puedan prepararse para destacar. Hay que aceptar que la bici también es sufrimiento, hay que aguantar siempre dolor, dolor, dolor, pero al final lo disfrutas, y quien logra sobrepasar esa barrera sobresale.

Aquí puedes encontrar el artículo completo:

Pin It on Pinterest

Share This