Sábado que pintaba para ser tranquilo y sin lluvia, el clima fue bueno con las chicas que el 21 de septiembre se levantaron decididas a correr la ciudad en sus biclas. El primer Alleycat sólo para chicas en la Ciudad de México despertó polémica porque el inocente Joaquín (TIG BicimensajerÍa), el organizador, decidió convocar a correr en leggings. “Machista” sentenciaron algunas, “sólo nos quieren ver las nalgas” comentaron otras, a unas les valió y sólo podían pensar en que ahora, por primera vez, se animarían a correr a toda velocidad por la ciudad, era momento de probar las habilidades entre el tráfico, trazando ruta y por supuesto pedaleando.

Por Gabriela Ruiz /Fotos: RAC-JRF-El Piuch

En una entrevista que le realizamos a Joaquín nos contaba que se le ocurrió hacer un Alleycat para chicas no sólo para que tuvieran la oportunidad de correr, sino para fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad, para que cada vez más mujeres se animen a rodar. Lo de los leggings ni siquiera era obligatorio, pero hizo que muchas personas se clavaran en este tema y que algunas chicas incluso decidieran no correrlo, pero de lo que casi no se hablaba es que lo recaudado en el evento va a un movimiento que busca crear conciencia sobre un padecimiento llamado Enfermedad Renal Poliquística que es incurable y para la cual no hay tratamiento, este sí fue un evento con causa y mucha gente pasó por alto este importante detalle.

A pesar de que esperaban alrededor de 50 chicas se inscribieron 75, todo un éxito, en primer lugar llegó Alexandra M. García, seguida de María Vega y en tercer lugar Tzolkin. Los check points incluyeron parques, tiendas, una casa con fiesta incluida e incluso una iglesia, la mayoría se ubicaban en Polanco, la Roma, el Centro Histórico y la colonia Narvarte. Leggings de todos colores y materiales, pero no sólo las chicas llegaron enfundadas en ellos, los Terremoto como siempre fueron a apoyar luciendo también la pierna de ciclista, Safa y Joaquín no podían dejar de vestir los más originales, los ganadores por mucho fueron los de animal print de Joaquín.

¿Qué me quedó de correr este Alleycat? Unas ganas enormes de que ya llegue el siguiente, darme cuenta de que es más fácil de lo que parece y endorfinas como para aventar para arriba. Muchas gracias a los chicos de TIG BicimenajerÍa, esperemos que este sea el principio de muchos eventos para chicas que gustamos de pedalear, pero sobre todo para que muchas que no han experimentado este sencillo placer se animen a subirse a la bicicleta.

Si quieren saber más detalles sobre el movimiento para el que recaudaron fondos pueden revisar la página de Facebook

Pin It on Pinterest

Share This