Por si no fuera suficiente con la Specialized Venge, la marca estadounidense llevó su diseño con los muchachos de McLaren para ver “qué le podían mejorar”, y el resultado es un cuadro que pesa 950 g, y la bici completa 2.07 kg. La clave está en el uso de la fibra de carbono y el conocido túnel de viento de la marca inglesa. Con ambos elementos optimizados, se logró un incremento de rigidez del 30% y se redujo el peso un mismo porcentaje. Esperamos que pronto la marca nos la preste para pruebas.

Más info aquí.

Pin It on Pinterest

Share This