El feminismo es un movimiento social y político que tiene como objetivo visibilizar y cambiar las circunstancias de desigualdad económica, social y cultural que históricamente han vivido las mujeres alrededor del mundo. La bicicleta ha empoderado a muchas mujeres al permitirles decidir cómo y cuándo se transportan, e iniciativas como Femibici contribuyen a que esto siga sucediendo.

Por Gabriela Ruíz / Fotos: AGRL en el encuentro de mujeres organizado por Rila Libre en el 9 Congreso Nacional de Ciclismo Urbano

Femibici es el primer colectivo ciclista feminista en México, lo afirmo de esta forma tan categórica porque a pesar de que hay varias agrupaciones exclusivamente de mujeres en nuestro País, pocas se asumen como feministas y trabajan en favor de la perspectiva de género en la comunidad de los que pedaleamos. El grupo tiene ya ocho años en activo y forma parte de la BiciRed México. Platicamos con Carmen Díaz y Jessica Coyotécatl para que nos contaran un poco sobre las actividades que realizan, pero sobre todo, sobre cómo surge un colectivo con esta visión y objetivos.

Cycle City: ¿Cómo Surge Femibici?
Carmen Díaz: Habíamos varias mujeres que andábamos en bici en Guadalajara y que a veces íbamos a los paseos nocturnos, veíamos que no había tanta participación de mujeres, por lo que nos interesaba generar más espacios para que se animaran a usar la bicicleta como medio de transporte. Pensamos que los paseos nocturnos tal vez no eran lo más adecuado para invitarlas a que se iniciaran en la bicicleta, por eso diseñamos recorridos más cortos, con menos asistentes y en un horario diferente: un sábado por la tarde, para dar más flexibilidad y que pudieran caer más mujeres.

Cycle City: ¿En sus actividades solo participan mujeres?
Carmen Díaz: Tenemos diversas actividades, pero el paseo está pensado solo para mujeres; después de una discusión sobre si era cerrado o si podían venir hombres, decidimos que era un paseo pensado para mujeres en donde los hombres podían venir siempre y cuando asumieran que los liderazgos del paseo eran para las mujeres, es decir, quienes guiaban, quienes cerraban las calles, quienes iban atrás iban a ser mujeres. Si ellos estaban de acuerdo con eso eran bienvenidos y si no los invitábamos a asistir a los otros paseos que hay y que les iban a funcionar mejor.

Para nosotras se trata de aprender y usar la calle juntas, de reclamar el espacio y creo que esto aparta a gente que no desea participar de estas dinámicas donde estamos cuidándonos entre nosotras.

Cycle City: ¿Alguno pensó que estaba siendo discriminado?
Carmen Díaz: Muchos, fue muy complicado, al asumir este rol de ‘yo quiero ayudarlas, protegerlas’ intentaban siempre cerrar la calle, entonces teníamos que explicarles que en este paseo no necesitamos que lo hicieran, que nosotras lo podíamos hacer y como que se sacaban de onda. A veces lo intentábamos de formas muy agradables o humorísticas hasta que establecimos que quien no lo respetara se iba y algunos dejaron de venir también. Fuimos muy claras desde el inicio.

Jessica Coyotécatl: A mí me parece que lo que viene con la idea de crear un espacio seguro, y que es algo que me encanta de nuestros paseos, es que siempre vamos al ritmo de la persona más lenta y así se elimina esta onda de competir y de ir adelante, así se crean espacios donde no se fomentan ese tipo de violencias. Me parece que eso es muy diferente en otros paseos donde si te quedas te quedaste y ni modo.

CCTY: ¿Qué otras actividades realizan además de los paseos?
Carmen Díaz: Nos invitan mucho a hacer talleres, charlas o pláticas, vamos a escuelas, a la radio y a universidades. A estas acciones dedicamos mucho tiempo, en algún momento algunas colegas colaboraban en Bici Blanca, somos parte de la Bici Red donde estamos en la Comisión de Género proponiendo en cada congreso y campamentos actividades o paneles donde se trabajen temas de género con los grupos ciclistas. También escribimos en una columna de La Bicikleta. A veces hemos proyectado películas y hacemos cosas en colaboración con otros grupos ciclistas, nos sumamos a sus actividades, y también nos sumamos a mucho de la agenda feminista local y trabajamos con algunas redes feministas en sus acciones.

CCTY: ¿Ha sido difícil trabajar o colaborar con otros grupos que podrían considerarlas radicales por trabajar con temas de género y feminismo?
Jessica Coyotécatl: Creo que el feminismo está considerado como radical en todas partes, yo soy de Puebla y he estado en otras agrupaciones feministas también y siempre pasa, siempre estás considerada como radical por reclamar tus derechos, por no dejarte, por hablar sobre feminismo, por querer hacer espacios de mujeres

Nos asumimos como un colectivo feminista de mujeres ciclistas.

CCTY: En una sociedad conservadora como ésta, ¿cómo surge Femibici?
Jessica Coyotécatl: No todas las fundadoras son de Jalisco, creo que más bien se dieron las condiciones aquí, Cármen seguro puede hablar más de eso, pero considero que no es exclusivo de Jalisco o de Guadalajara el que sea visto como confrontacional, creo que el feminismo sí lo es.

Carmen Díaz: Como dice Foucault “donde hay poder hay contrapoder”, entonces así como hay un montón de conservadurismo también hay cosas que reaccionan a eso, y ciertamente la mayoría no son de Guadalajara, pero hay chavas que vinieron a vivir a aquí por un tiempo y que encontraron en el espacio de Femibici un lugar donde podían estar en confianza. Originalmente no estaba pensado como un colectivo ciclista feminista, varias nos asumíamos feministas, Cristina y yo sobre todo, teníamos muy clara la apuesta, pero había otras a las que les gustaba mucho la bicicleta y que no necesariamente estaban en contra del feminismo, pero no se reconocían como tales. Fue bonito el proceso de ir construyendo el colectivo, el momento en que nos llamamos feministas, hacíamos montón de reuniones para discutir el tema, para dialogar sobre qué onda con el género y la movilidad, discutir sobre cómo organizarnos. Hubo gente que salió, mientras más claridades políticas hubo algunas personas se fueron y otras llegaran.
Yo creo que ha durado tanto porque es un espacio que cuidamos mucho, todas estamos en muchos otros jales, en otros grupos, estamos involucradas en cosas de activismo, la verdad es que a veces es muy complicado reunirnos porque nuestras agendas son súper apretadas pero lo disfrutamos un montón. Femibici nos ha ayudado a crecer, también a sentirnos reforzadas en colectivo, es donde nuestras posturas, quejas y análisis no se perciben como cosas locas, es mucho menos desgastante, al menos para mí, cuando estoy en el colectivo porque ya tenemos pisos comunes, no nos desgastamos hablando cosas que de repente tienes que posicionar en otros espacios. Hay mucha confianza, yo sé que si nos mandan un posicionamiento político y Jessica dice firmemos ni siquiera tengo que leerlo porque sé que compartimos una visión. Es mucha identificación, mucha confianza y sentirte como apapachada.

CONÓCELAS
FB FemiBici
TW FemiBici
#FemiBici

— Publicidad 

Pin It on Pinterest